Dieta a seguir tras la extirpacíon  de la Vesícula Biliar

Una vez que la vesícula biliar es extraída generalmente desaparecen aquellos síntomas que surgían cuando se comía un determinado alimento o plato rico en grasas. No obstante, sí puede aparecer diarrea, la cual suele desaparecer poco a poco mediante la adopción de una dieta blanda. Por tanto, la dieta a seguir básicamente consiste en optar por una alimentación con pocas grasas o aceites, siendo aconsejable optar por la cocción al vapor, o por alimentos hervidos con el fin de disminuir la presencia de aceite en la preparación de los alimentos.

Qué alimentos son los más adecuados

Además de seguir una dieta baja en grasas sí existen determinados alimentos que son especialmente adecuados después de una extirpación de la vesícula biliar. Son los siguientes:

  • ALIMENTOS PRO BIÓTICO: Aportan bacterias saludables que protegen la pared intestinal. Destaca el yogur desnatado.
  • HORTALIZAS Y FRUTAS RICAS EN BETACAROTENOS: La zanahoria es uno de los vegetales con mayor contenido en betacarotenos, los cuales protegen las membranas digestivas frente a la acción irritante de la bilis. Puedes optar por consumirla cruda, en puré o en crema cocida, o licuada en un delicioso jugo. También destacan los melocotones, las calabazas y el mango.
  • ALIMENTOS RICOS EN FIBRA: Como por ejemplo las semillas de sésamo, de linaza y de chía. La fibra es esencial en una dieta tras la extracción de la vesícula porque captura los jugos biliares durante su paso por el intestino.
  • ARROZ Y PAN INTEGRAL: Tanto el arroz integral como el pan integral son muy ricos en fibra, ayudando a la mejor eliminación de la bilis.
  • ALCACHOFA: es uno de los alimentos más conocidos en el cuidado del hígado, al mejorar su funcionamiento gracias a la presencia de cinarina.
  • CARNES BLANCAS O MAGRAS: Son carnes que destacan por no ser muy grasas. Destacan sobre todo la carne de pollo, de pavo y de conejo. No obstante, es aconsejable igualmente retirar toda la grasa visible presente en las mismas.
  • PESCADOS BLANCOS: Como la merluza, el rape o la lubina.
  • BEBIDAS VEGETALES: Es recomendable optar por bebidas vegetales como por ejemplo de avena, de arroz o de almendras.
  • LÁCTEOS DESNATADOS: Son más adecuados por su bajo contenido en grasas.

Tags: ,

Dejar comentario